Sanando el Pasado y el Niño Interior

Nuestros cuerpos enérgicos y nuestros cuerpos emocionales no tienen relojes ni calendarios; sin embargo, pueden viajar en el tiempo, y de manera instantánea, hasta ese momento cuando se sintieron abusados o descuidados.

El cuerpo emocional no opera desde el mismo espacio racional de la mente. Este puede quedar atrapado en un bucle de reaparición de una historia y provocar heridas, si decide ignorarlo.

Presencia es acoger a nuestro cuerpo emocional, aprovechar lo que se esconde por debajo de lo racional, explorar sus desencadenantes, temores y heridas, desde la neutralidad que trae el hoy.

¿Cómo vas a dar el paso siguiente a una vibración mas elevada de amor, si el peso de esas experiencias pasadas las llevas en tu equipaje?

Presencia es viajar allá, venir al ahora -el "tiempo cero" en donde podemos congregar todos los aspectos de nuestro Ser, descubrir una nueva forma de relacionarnos con la energía que no supimos dirigir, porque no estábamos preparados para hacerlo, y aportar una nueva experiencia que nutre el presente y un nuevo estado de Ser.